fbpx
victima

De Víctima A Protagonista

 “Si actuas como victima, es propable que seas tratado como tal”

 Paulo Cohelo

De victima a protagonista, se dice fácil pero bastante que cuesta, o por lo menos a mí me costó. Reconocer que estuve en esta actitud por muchos años fue bastante difícil y me hacía sentir vergüenza hasta hace poco.

El victimismo me seducía y ni me daba cuenta. Todo en ésta vida tiene un beneficio y un costo, ser víctima tiene un lista interesante de beneficios. En mi caso no era consciente de que vivía en modo víctima.

En cada situación que me envolvía me sentía menos, ofendida o atropellada por los demás. Siempre con un nudo en el estómago y muchas veces en la garganta, por no tener el valor de enfrentarme a las situaciones que no me gustaban, me la pasaba implotando hasta que sin previo aviso explotaba y quedaba sintiéndome peor, con resaca emocional.

Me iba llenando de rabia y esa rabia se convertía en tristeza, acumulaba tanto que algunas veces terminaba en depresión.

¿Cómo se siente ser una víctima?

En realidad no me sentía plena en lo absoluto, mi relación con mi familia era poco sana al igual que mi relación de pareja. Era tan buena siendo víctima que yo misma provocaba situaciones para mantenerme en ese lugar, que difícil reconocerlo.

Es realmente desgastante vivir así. El victimismo se disfraza, como se disfrazan todas las sombras que nos poseen para no dejarse descubrir. Tener sombras no es malo, es necesario. Somos luz y somos sombra.    

Honestamente a mí me costó mucho asimilar que era víctima y, paradójicamente, me victimizaba aún más cuando me lo decían, así podemos ser de complejos los seres humanos. La escena era algo así como: “Sarah,te estás victimizando” y en 3,2,1 yo respondía “Claro que no, es que tú no me entiendes” frase típica de una persona que se victimiza.

Estar en ésta posición hacía sentir incomprendida siempre, por la vida y por todo mi alrededor.   

Frases típicas de una victima

  • ¿Por qué a mí?
  • Es que nadie me entiende.
  • Yo trato de ser feliz pero…
  • No importa lo que intente las cosas no salen como yo
    quiero.
  • Nadie me quiere.
  • No soy suficiente.

La victima nunca tiene la responsabilidad de nada, es más, poco sabe de responsabilidad, Mira y reparte culpas por doquier.

¿Cómo pasé de victima a protagonista?

Cuando empecé mi proceso de formación como coach y tuve que adentrarme en el maravilloso, largo y muchas veces doloroso camino del autoconocimiento. Fueron millones de lecturas, docenas de sesiones de coaching. De hecho me certifiqué como Coach y el victimismo todavía jugaba conmigo muchas veces.

Luego empecé el proceso para certificarme como Master Coach y descubrí aún más cosas que no estaba viendo. Fui hasta el fondo de mis heridas y fue entonces que empecé a ser capaz de darme cuenta qué situaciones me detonaban esta actitud y porqué.

Para resumirte un poco, para poder pasar de victima a protagonista tuve que aprender, aprender mucho. Aquí algunos de mis aprendizajes:

  • Aprendí la importancia de ver y asumir la
    responsabilidad en vez de estar viendo y repartiendo culpas.
  • Aprendí a reconocer el costo y el beneficio de ésta posición.
  • Aprendí a darme mi valor sin esperar que nadie más me lo de.
  • Aprendí a soltar, a perdonar y sobre todo a perdonarme.

Preguntas que me ayudaron.

Te comparto algunas de las preguntas que me sirvieron y, además, parte de lo que me respondí por si mi respuesta puede ayudarte a reconocer ciertas cosas en ti.

  • ¿De quién aprendí a ser víctima?

Aprendí está conducta en mi sistema familiar, a las mujeres de mi familia les atraviesa el victimismo pero de una manera bárbara. Hoy en día entiendo sus heridas y las honro.

  • ¿De quén soy victima?

Principalmente era victima de mí misma. Muy triste.

  • ¿Cuál es el beneficio de ser una víctima?

Ser víctima muchas veces me ayudaba a “salirme con la mía” es decir, lograr que el otro hiciera lo que yo quería, el victimismo pega bastante bien con el dramatismo y la manipulación,son como hermanos.

Ser víctima me daba atención, la atención que tanto necesitaba para sentir que era importante y que existía. (Esto tiene que ver mucho con las heridas de mi alma, te hablaré de esto en otro artículo)

  • ¿Cuál es el costo de mantenerme en actitud de victima?

El costo, tristemente,  fue prácticamente inmensurable. Se deterioraron todas mis relaciones familiares cercanas, mi relación de pareja y lo más triste, mi relación conmigo misma, estaba completamente perdida y apartada de mi verdadera esencia.  

  • ¿Qué me seduce de ser una víctima?

Los beneficios que encontraba siendo una.

  • ¿Qué me impide ser protagonista de mi vida?

Cuando eres protagonista te vuelves responsable de todo lo que te sucede y es más fácil ir por la vida teniendo a quien culpar ¿así o más sincera?   

  • ¿Qué posibilidades me abre ser protagonista?

Tener una vida plena, porque me hago responsable de mí, me ocupo de gestionar mi bienestar y empiezo a ejecutar acciones concretas dentro de mi círculo de influencia. Es liberador, es expansivo.

¿Te sientes víctima o protagonista de tu vida? Recuerda que la historia la escribes tú y que nunca es demasiado tarde para cambiar el desenlace ♥.

Leave a Comment: